Saltar al contenido

Síntomas de la Depresión y 10 Claves para superarla

Cerca del 20% de las personas padecen a lo largo de su vida síntomas de depresión.

Aproximadamente un 15% de las personas que padecen una depresión realizan algún intento de suicidio.

<< Pulsa aquí para hablar con un asesor por Whatsapp >>

La depresión en el mundo

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que la depresión es la cuarta enfermedad que más incapacidad provoca en el mundo.

La OMS considera que su frecuencia aumentará en los próximos años y que pasará del cuarto puesto al segundo en esta lista de enfermedades que generan más incapacidad.

La depresión es la enfermedad psiquiátrica más frecuente. Cerca del 20% de las personas padecen a lo largo de su vida una depresión. El 70% de las personas con depresión son mujeres. Puede sufrirse una depresión a cualquier edad.

La depresión en España

La depresión es una de las enfermedades mentales más frecuentes y se calcula que afecta a más de 300 millones de personas en todo el mundo.

Datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sitúan a España en el cuarto país de Europa con más casos de depresión, llegando a afectar a más de 2 millones de personas.

En España la depresión es más del doble en mujeres (9,2%) que en hombres (4%), según datos de la Encuesta Nacional de Salud, de 2017, que explican que la prevalencia de depresión es el doble entre quienes se encuentran en situación de desempleo (7,9%) y los que están trabajando (3,1%).

En España, según la Encuesta Nacional de Salud, el 10,7% de la población consume tranquilizantes, relajantes o pastillas para dormir (13,9% en mujeres y 7,4% de los hombres), y el 4,8% antidepresivos o estimulantes (6,7% de las mujeres y 2,7% de los hombres). Un 5,4% de la población refiere haber acudido al psicólogo, psicoterapeuta o psiquiatra en los últimos 12 meses, 6,1% de las mujeres y 4,6% de los hombres.

Subtipos de síntomas de depresión

  • Depresión mayor. Los síntomas depresivos son intensos y aparecen en forma de episodios (semanas o meses).
  • Distimia (o trastorno distímico). Los síntomas depresivos son menos intensos, pero son muy incapacitantes por ser crónicos (duran como mínimo dos años).
  • Trastorno adaptativo. Los síntomas depresivos son leves, están presentes durante un período breve de tiempo y se deben a algún problema (factor estresante agudo) que ha sufrido la persona.
  • Otros trastornos depresivos. Hay que incluir los síndromes depresivos que pueden formar parte del conjunto de síntomas de otras enfermedades psiquiátricas (por ejemplo, el trastorno bipolar) y no psiquiátricas (por ejemplo, anemias, esclerosis múltiple, hipotiroidismo).

Diagnóstico de la depresión

Ningún síntoma garantiza el diagnóstico por sí solo. Algunas personas depresivas experimentan muy pocos síntomas, otras en cambio presentan un amplio número de síntomas.

La gravedad de los síntomas también varía mucho de unas personas a otros.

Además en la actualidad no existe ninguna técnica diagnóstica útil para realizar este diagnóstico. Ni las técnicas de neuroimagen (escáner, resonancia, radiografía), ni el electroencefalograma, ni los análisis de sangre, permiten detectar ninguna anomalía característica de los trastornos depresivos.

Síntomas de la depresión

El síntoma más característico de las depresiones es la tristeza.

La tristeza en la persona depresivo presenta unas características específicas que la diferencia del sentimiento de tristeza no patológico:

  • Intensidad superior a la esperable para la situación ambiental en la que se encuentra el sujeto.
  • La persona la describe como diferente a otras experiencias tristes que hubiera podido sufrir previamente, y existe mayor sensación de pérdida de control y gran dificultad o incluso imposibilidad para motivarse por otras cuestiones que no sean el foco de su tristeza.

Lentitud de movimientos, gesticulación facial y corporal escasas, sensación de fatiga, irritabilidad, llanto fácil, temor a la toma de decisiones, pérdida de apetito.

Insomnio: muy característico de las formas más graves, es lo que llamamos “despertar precoz” (se duerme bien las primeras horas de la noche y después, ya de madrugada, la persona se despierta y ya no puede volver a conciliar el sueño).

Gran dificultad para pensar, bradipsiquia. No es exclusivo de las depresiones, sino que también puede observarse en otras enfermedades. En personas de edad avanzada, esta dificultad para pensar propia de las depresiones puede llevar a diagnósticos erróneos de demencia.

Un síntoma particularmente grave es la anhedonía, que consiste en una dificultad enorme para disfrutar de las situaciones y condiciones de la vida que antes de enfermar producían placer en la persona. No sólo hay falta de motivación, sino que la persona, incluso teniendo delante algo agradable, no puede disfrutar con ello.

Síntomas físicos, como dolor de cabeza, molestias digestivas, dolor generalizado, etc.

Pensamientos pesimistas, con aumento de sentimientos de culpa por cosas hechas en el pasado. En casos graves las ideas pesimistas pueden llegar a ser delirantes (es decir, sin ninguna lógica); por ejemplo, asegurar que se va a arruinar (cuando su situación económica es holgada) o asegurar que en breve padecerá una enfermedad grave (sin tener ningún síntoma que lo haga pensar).

Pensamientos relacionados con la muerte, bien en forma de “sería mejor estar muerto”, o bien, y entonces aumenta mucho el riesgo de suicidio, planificando el método de cómo quitarse la vida.

Causas de la depresión

A pesar del enorme interés que se ha dedicado al conocimiento de las causas de las depresiones, todavía no conocemos con exactitud los mecanismos causantes de las mismas. Se considera que hay diversos factores implicados:

  1. Factores relacionados con la personalidad da persona. Presentar un carácter con alguna cualidad extrema (inseguridad, dependencia, hipocondría, perfeccionismo, autoexigencia) predispone a padecer depresiones.
  2. Factores ambientales. Sufrir algún problema (económico, familiar, de salud) predispone a padecer un trastorno depresivo.
  3. Factores biológicos: sobre este punto, se deben destacar diversos aspectos:
    • Alteraciones cerebrales. Una alteración en el funcionamiento de dos áreas del cerebro (área frontal y área límbica) motivan la aparición de un trastorno depresivo. No existe una lesión anatómica visible.
    • Alteraciones en neurotransmisores como la serotonina, la noradrenalina y la dopamina. En la depresión la conexión neuronal mediante neurotransmisores no funciona bien. Los antidepresivos ayudan a normalizar este problema.
    • Alteraciones genéticas. Se cree que tener según qué genes predispone a padecer una depresión.

No obstante, por el momento no se conoce qué genes provocan la aparición de esta enfermedad. Por tanto, es muy importante destacar que aunque es más fácil padecer una depresión si se ha tenido algún problema recientemente o si algo de nuestro carácter dificulta el hecho de enfrentarnos al día a día, también es posible padecer una depresión de forma espontánea (de la misma manera que podemos padecer una apendicitis o una diabetes).

Se curan totalmente los síntomas de las depresiones?

Se deben considerar dos aspectos:

  1. Las depresiones tienen tendencia a ser recurrentes (es decir, se suele producir más de un episodio). Por el momento no se dispone de ningún tratamiento que evite al 100% las recaídas. En consecuencia podríamos decir que no sabemos curar las depresiones.
  2. Aproximadamente el 80-85% de los episodios depresivos remiten con el tratamiento apropiado, o lo que es lo mismo, entre el 15-20% de las personas con depresión no se curan completamente de su episodio depresivo.

Tratamiento de los síntomas de la depresión

Hay diversos tipos de depresión, el tratamiento variará de una persona a otro. Aunque existe un razonable consenso en el tratamiento primordial de los trastornos depresivos, cada persona requiere un abordaje específico.

Hay dos tipos de tratamientos relevantes en el abordaje terapéutico de los trastornos depresivos: el tratamiento psicológico y el tratamiento biológico.

El peso que en cada persona tendrá uno u otro tipo de tratamiento dependerá esencialmente del tipo de trastorno depresivo.

  1. Tratamiento psicológico La terapia psicológica cognitivo-conductual y, en menor medida, la terapia psicológica interpersonal, han demostrado su eficacia como técnicas terapéuticas en el tratamiento de los diversos trastornos depresivos. El tratamiento psicológico tiene tres objetivos principales:
    • El tratamiento de los síntomas depresivos propiamente dichos.
    • Si existen rasgos de personalidad que han predispuesto a la aparición del episodio depresivo, la modificación de dichos rasgos de personalidad.
    • El aprendizaje de estrategias de identificación precoz de los síntomas y de prevención de recaídas
  2. Tratamiento biológico En lo referente a las terapias llamadas biológicas, se deben destacar los dos tratamientos siguientes: farmacológico y electroconvulsivo.

Complicaciones de la depresión

Tres son las complicaciones más frecuentes de la depresión:

  • La cronificación. Es frecuente. Aproximadamente el 15% de las personas que sufren depresiones presenta un curso crónico.
  • Las recaídas: Se considera que aproximadamente el 70% de las personas que sufren un episodio depresivo presentarán algún otro episodio depresivo a lo largo de la vida.
  • El suicidio: Las personas con depresión presentan un riesgo de suicidio 30 veces superior a la población general. Aproximadamente un 15% de las personas que padecen una depresión realizan algún intento de suicidio.

Según la OMS cada año se suicidan cerca de 800 000 personas.

10 claves para salir de una depresión

  1. Actívate. Sal a caminar, a hacer ejercicio, muévete.
  2. Piensa en positivo.
  3. Aumenta tu Autoestima. Cuida tu alimentación y ponte en forma.
  4. Desarrolla tu Asertividad. Aprende a decir NO.
  5. Desarrolla tu Inteligencia Emocional
  6. Afronta las situaciones
  7. Establece objetivos
  8. Aprende a relajarte
  9. Aprende a disfrutar del momento presente
  10. Soluciona los problemas

Cómo podemos ayudarte para salir de la depresión y mejorar los síntomas?

Tenemos experiencia en ayudar a cientos de personas que no veían salida y que estaban en un pozo a ver un camino de superación y crecimiento personal a través de la mejora de hábitos de alimentación y estilo de vida activo y saludable.

Por supuesto, no sustituimos la labor de un especialista y recomendamos que acudas a pedir ayuda en cuanto detectes los síntomas que hemos descrito.

Nuestro trabajo es apoyarte en el cambio que debes iniciar para cambiar tu forma de pensar y conducta que te está llevando a sentirte mal.

Estoy con ganas de cambiar mi vida y quiero hablar con una persona

Por supuesto porque en interlife somos personas reales tan  normales y corrientes como tú. Puedes contactar con nosotros directamente por Messenger. Pulsa en la imagen para iniciar una conversación con nosotros.

messenger enviar mensaje mas información

error: Esta página web y sus contenidos están protegidos por la Ley de Propiedad Intelectual.